Si la Democracia es tan buena, ¿por qué no la aplicamos a la empresa y la economía?

Cornelius Castoriadis

Video:
Racismo: Destino Fatal

OCT

12
?>
<; >

Video: Racismo: Destino Fatal

Comparte

Durante el siglo XIX la ciencia racial se pone al servicio del poder y trata de justificar las diferencias raciales. Los británicos en Tasmania repitieron las masacres propios de los colonizadores llevándolos casi a la extinción, teniendo que el imperio que intervenir. Incluso entre los abolicionistas británicos no se pensaba que los negros fueran iguales a ellos, aunque podrían llegar a serlo si se les privaba de su cultura y religión. Aún así el trato de los abolicionistas fue un avance, aunque no duró demasiado. Las razas de color no parecían tan dóciles como los abolicionistas se esperaban, y eso fue un obstáculo para su asimilación, junto con las teorías de científicos raciales y los darwinistas sociales que entendían la superioridad británica como una selección natural del más apto, lo cual fue usado para justificar la pasividad ante las hambrunas de La India (un capítulo borrado de la historia), la inferioridad de las clases sociales trabajadoras y la consiguientes teorías eugenésicas.

Os dejamos aquí la serie de programas de La Linterna de Diógenes sobre la esclavitud

Comparte
COMENTA