De la misma suerte que saber, también dudar es meritorio

Dante