Julio Anguita: "en España no hay más que ladrillo y contratos basura"

Comparte

Cree que aparecerán más casos de corrupción porque en España "es algo congénito"

NOV 09

El ex coordinador general de Izquierda Unida, Julio Anguita, afirmó ayer que cree que aparecerán más casos de corrupción porque en España "es algo congénito". "No solamente la corrupción arriba, que es muchísima, sino que también caen algunas migajas que recoge la gente, son pequeñas corrupciones", subrayó.

Anguita explicó que existan tantos casos de corrupción en ayuntamientos españoles porque "hay intereses de gente, tramas que blanquean dinero, y algunos de los que lo hacen dicen, hombre, ya que pasa por aquí, yo cojo una parte".

En relación con la actitud de algunos miembros del PP a la hora de elegir al nuevo presidente de Caja Madrid, cree que "esa lucha de poder es común en las empresas", pero al haber políticos de por medio y ser una entidad pública "se ve más". Añadió que, precisamente por tratarse de representantes de la ciudadanía, "la lucha debería ser educada, civilizada y reflexionada".

Consideró que al caerse "en extremos", se pierden las formas y, entonces, "el público ve la parte más desagradable del espectáculo". Criticó que no haya un proyecto concreto para la Caja, ya que, a su juicio, "hay que explicar por qué quieren administrarlo, que consiguen con ello", algo que cree que se explica "evidentemente, porque eso da poder".

Preguntado sobre la posibilidad de que Izquierda Unida desaparezca del Parlamento por la falta de votos, afirmó que es posible "si nuevamente determinados sectores de la izquierda caen tontamente en la trampa del voto útil, el voto útil que es el voto vergonzante de aquellos que ante: ’que va a ganar el PP’, automáticamente dicen, bueno, que gane el menos malo".

Recordó que "muchas de las cosas que hoy están ocurriendo" en la crisis económica, "hubo un momento en que la izquierda las dijo en el Parlamento", ya que en España no hay "más que ladrillo y contratos basura". "Por haber dicho entonces, hace 15 años, que el modelo económico de España era ruinoso, catastrófico, se han reído de nosotros, no sólo en la cámara, sino en los medios de comunicación", remachó.

Añadió que el país necesita cambiar el proceso productivo y, para ello, hablar de trabajo, de austeridad, de servicio público "y de funcionarios corruptos, a la calle, y políticos corruptos, a la calle" y decirle a la población "que hay que arrimar el hombro", pero viviendo "medianamente y con sus necesidades cubiertas". En su opinión, ese mensaje "no gusta" y la gente prefiere "votar a ’A’ o ’B’, que son llamativos y fotogénicos, pero después no resuelven los problemas".