No es haber recibido una lección lo que nos salva, sino haber sabido aprovecharla.

George Canning

La teoría económica del 15-M
Juan Francisco Martín Seco – ATTAC

JUN
11
English
French
Italian
Portuguese
Comparte
Autores
Otros artículos que te pueden interesar

La Coalición -Armas Bajo Control- denuncia que España ha vendido armamento a países donde se están produciendo graves violaciones de derechos humanos

Las organizaciones que forman parte de la Coalición Armas Bajo Control -Amnistía Internacional, Intermón Oxfam, Fundació per la Pau y Greenpeace- hacen hoy un llamamiento al Gobierno español para que tome medidas urgentes ante el estallido de pr...

Armas Bajo Control

El G20 vota por la Gran Depresión

Cuanto mejor se sirva a los intereses de los banqueros, tanto peor le irá a la economía y tanto más se la cargará de deudas. Las ganancias de los banqueros se han comprado al precio de la austeridad. De manera irresponsable e inmoral, el Comunica...

Marshall Auerback - Rob Parenteau - SinPermiso

Dirigentes políticos, empresarios y aristócratas del “Club Bilderberg” se reúnen en Suiza

Unos 100 dirigentes políticos y económicos, como también aristócratas del Club Bilderberg, se reunirán desde este jueves en la lujosa estación de esquí suiza de St. Moritz. La ubicación exacta y fecha de la reunión ha sido un misterio. Un po...

Ivana Cardinale - LibreRed

Felipe González cobrará más de 120.000 euros como asesor de Gas Natural

El Consejo de Administración de Gas Natural Fenosa ha aprobado el nombramiento por cooptación del ex presidente del Gobierno Felipe González como consejero independiente de la sociedad. En el comunicado hecho público por la empresa se precisa que...

InSurGente

La teoría económica del 15-M

En el diario El País (suplemento de Negocios) del pasado domingo 3 junio se publicó un artículo titulado "La teoría económica del 15-M". Don Ángel Ubide, que firma como investigador visitante del Peterson Institute for International Economics en Washington, nos ofrece una interpretación del movimiento la mar de original. Comienza poniendo como uno de los mayores ejemplos de hipocresía la famosa frase del capitán Renault en la película de Casablanca, "Estoy sorprendido, sorprendido al descubrir que se juega en este local", y a este tartufismo equipara la actitud de los que se han sorprendido de la indignación mostrada en las principales ciudades de este país por los manifestantes del 15-M. Hasta aquí todo correcto.

comentarios


Juan Francisco Martín Seco - 19/06/11

Las clases dominantes y sus intelectuales orgánicos (la mayoría de los economistas) poseen una capacidad ilimitada para manipular la realidad y transformar los ataques dirigidos a destruir sus privilegios en castillos para su defensa. Así está ocurriendo con la crisis económica actual. Cuando parecía evidente que esta dejaba al descubierto las deficiencias de la ortodoxia imperante y la necesidad, por tanto, de replantearse los dogmas y fundamentos del sistema (“refundar el capitalismo”, llegó a decir Sarkozy), lejos de eso, el sistema se enroca más y más y avanza en la línea más dura. No son los dogmas del neoliberalismo económico los que se están revisando sino que, muy al contrario, se dan dos o tres vueltas más de tuerca para la destrucción del Estado social.

Un peligro parecido amenaza al movimiento 15-M. En el diario El País (suplemento de Negocios) del pasado domingo 3 junio se publicó un artículo titulado “La teoría económica del 15-M”. Don Ángel Ubide, que firma como investigador visitante del Peterson Institute for International Economics en Washington, nos ofrece una interpretación del movimiento la mar de original. Comienza poniendo como uno de los mayores ejemplos de hipocresía la famosa frase del capitán Renault en la película de Casablanca, “Estoy sorprendido, sorprendido al descubrir que se juega en este local”, y a este tartufismo equipara la actitud de los que se han sorprendido de la indignación mostrada en las principales ciudades de este país por los manifestantes del 15-M. Hasta aquí todo correcto.

El problema surge cuando comienza a explicar las razones de la protesta, porque me temo que es precisamente su artículo el que puede equipararse a la postura mostrada por el capitán Renault. La mayoría, por no decir la totalidad, de los que estos días se han manifestado rechazarían de plano los planteamientos del señor Ubide. Comienza reduciendo la contestación a un movimiento juvenil, cuando en él han participado personas de todas las edades; y si es verdad que, en proporción, ha sido mayor el número de jóvenes, especialmente según iban transcurriendo los días, se debe tan solo a que en líneas generales se encuentran más libres y son más proclives a este tipo de actuaciones. No obstante, la simpatía que mayoritariamente han despertado en la sociedad muestra bien a las claras que sus demandas eran generales y que muchos (de todas las edades) de los que estaban ausentes de la Puerta del Sol o de la Plaza de Cataluña se sentían representados en sus reivindicaciones por los que allí se concentraban.

Para el señor Ubide todo el problema radica en una gran injusticia intergeneracional, ya que los culpables de que el paro juvenil alcance casi el 50 por ciento son los trabajadores que aún continúan empleados. Los cinco millones de parados deberían repartirse de forma más equitativa entre todas las edades. Son curiosas las artimañas que en la actualidad nos inventamos para encubrir los enfrentamientos entre las clases sociales. En su lugar, manejamos la lucha de sexos, de regiones o incluso entre los distintos grupos de trabajadores. Así se hace pasar a los empleados públicos por privilegiados y se les enfrenta a los del sector privado. Se contraponen los intereses de los parados a los de los ocupados. Este fue el argumento que en su día se utilizó para flexibilizar el mercado laboral creando más y más tipos diferentes de contratos temporales. Desde hace algunos años, se pretende enfrentar a los trabajadores temporales con los indefinidos propagando la tesis de que la causa de la precariedad se encuentra en la elevada indemnización por despido.

Para el señor Ubide la protesta del 15-M no es contra una democracia fantasmagórica, convertida en farsa, ni por una fraudulenta ley electoral. Los indignados, en su opinión, no están en contra de la libre circulación de capitales que convierte a los mercados (léase los dueños del dinero) en dictadores y tiranos de la sociedad. No se protesta por la burbuja inmobiliaria, ni por la actuación de las entidades financieras, ni por las hipotecas, ni por los recortes sociales, ni por la injusta distribución de la renta. La causa de la protesta hay que buscarla en un mercado laboral excesivamente rígido y con altos costes salariales.

Según el señor investigador visitante, estos chicos tienen razón. Hay que dar respuesta a las reivindicaciones del 15-M. Para él la solución es clara: flexibilicemos (desregularicemos) aún más el mercado laboral, abaratemos de nuevo el despido, creemos un tipo único de contrato, es decir, convirtamos todos los contratos en temporales. Hay que reducir aún más los salarios y para ello nada mejor que ir a convenios de empresa y eliminar la llamada ultra actividad de estos, algo tan extraño y deplorable como pretender que si no se firma un nuevo acuerdo permanezcan los anteriores. ¡Qué normativa más injusta! Con lo bien que les vendría a los empresarios que tan solo con plantarse y no firmar ningún nuevo convenio desapareciese todo lo anteriormente pactado y los trabajadores quedasen en la cuerda floja.

Supongo que la mayoría de los miembros y manifestantes del 15-M no habrán leído el interesante artículo del señor Ubide. Menos mal, porque si no a más de uno le habría dado un infarto. No es fácil superar el récord conseguido en retorcer la realidad, convertir el 15-M en una proclama de las reivindicaciones empresariales. ¡Qué asesor ha perdido Luis XVI! De haber vivido en esa época el señor Ubide hubiese transformado la Revolución Francesa en una manifestación a favor de la monarquía.

Artículo publicado en República de las Ideas

Visto en ATTAC


COMENTA