De la misma suerte que saber, también dudar es meritorio

Dante

El viejo ex canciller alemán dice que la Unión Europea carece de dirigentes de talla a la altura de la crisis
Rafael Poch - La Vanguardia

DIC
10
English
French
Italian
Portuguese
Comparte
Autores

El viejo ex canciller alemán dice que la Unión Europea carece de dirigentes de talla a la altura de la crisis

Helmut Schmidt: "Merkel no se da cuenta de lo que está haciendo a Europa"


14/12/2010

Rafael Poch - La Vanguardia

La Canciller alemana Angela Merkel, “no se da cuenta de lo que está haciendo” con su cada vez más discutida política europea. Es algo más que un problema alemán: Europa carece de dirigentes de talla, tanto al frente de sus naciones, como en las instituciones europeas, gente con una visión amplia de la situación. Lo dice el ex canciller alemán Helmut Schmidt, de 91 años de edad, el político alemán vivo más respetado en este país.

Schmidt, que sólo salva al primer ministro luxemburgués, Jean-Claude Juncker, tacha de novatos a los miembros del gobierno alemán. Dice que el Ministro de Finanzas Wolfgang Schauble, un veterano septuagenario, sabe mucho de impuestos y presupuestos, pero “desconoce el mundo de la banca y de los mercados financieros”, que son los que han provocado la actual crisis. De Angela Merkel sugiere que desconoce las realidades de la economía de hoy, mientras que del Bundesbank, afirma que está compuesto por “reaccionarios” carentes de todo sentido de la integración europea.

Repaso completo

La andanada es completa. Schmidt, que acaba de perder a su esposa Loki, compañera de toda una vida, demuestra que se mantiene en forma. A los 91 años no tiene nada que perder ni que ganar, y Alemania respeta a este hombre que se permite el lujo de decir lo que piensa.

Por segunda vez desde su entrevista del pasado septiembre con Rüdiger Grube, el Presidente de la Deutsche Bahn (DB) los ferrocarriles alemanes, Schmidt vuelve en una entrevista con el diario económico Handelsblatt, casi textualmente, a su idea de que hay que encarcelar a los banqueros que han estafado al mundo entero y cuya factura están pagando hoy decenas de millones de sufridos ciudadanos entre San Francisco y Vladivostok.

“Una de las debilidades de la economía global es la ausencia de normas para los banqueros de inversión”, dice. “Se puede dividir a la gente en tres grupos. El primero es el de la gente normal, como usted y yo, que robamos alguna manzana de niños y que más tarde hasta nos metimos en el bolsillo alguna tableta de chocolate en el supermercado. Por lo demás somos gente fiable. El segundo grupo es el de los criminales. El tercero lo componen los banqueros de inversión”.

Al problema de la autonomía de la banca y de la general supremacía de lo económico-financiero sobre lo político, se suma la pobreza de la clase política. “No hay gente en los altos cargos de los estados nacionales o de las instituciones de la UE con una visión adecuada de las cuestiones nacionales e internacionales y con una motivación suficiente”, dice. Una excepción es el primer ministro de Luxemburgo, Jean-Claude Juncker, que está pidiendo a gritos estos días una reforma del Banco Central Europeo sin que se le haga mucho caso, “pero su país es demasiado pequeño para jugar un papel importante”, dice Schmidt.

Alemania, gobierno de novatos

“Otro factor es que el gobierno alemán está compuesto por personas novatas y sin rodaje que apenas están aprendiendo su oficio, así que no se puede contar con su experiencia previa en cuestiones económicas o mundiales”, añade. “Wolfgang Schäuble, un hombre al que aprecio, entiende de presupuestos y problemas fiscales, pero la cuestión de la supervisión de los bancos y de los bancos en la sombra es nueva para él, y lo mismo vale para Merkel. Necesitamos en los puestos más altos a personas que entiendan la economía de hoy”, dice.

Respecto al Bundesbank está compuesto por “reaccionarios” en lo referido a la integración europea. “No tienen nada de liberales y tienden a pensar y actuar en términos excesivamente nacionales, sin entender la necesidad estratégica de la integración europea”.

Pigmeos en Bruselas

Desde mediados de los noventa han pasado muchas cosas, afirma el político alemán; “la especulación mundial, la globalización de los mercados financieros y de capitales, los instrumentos financieros. Fracasó el proyecto de Constitución europea. Ahora tenemos el complejo Tratado de Lisboa, pero faltan personalidades que lo conduzcan”. Jacques Delors fue una figura muy importante como Presidente de la Comisión Europea, dice Schmidt, pero “sus sucesores son personajes sin nombre: ¿Cómo se llama el Presidente del Consejo Europeo? ¿Van Rompuy?”, ironiza Schmidt. “Si, tiene una seudo ministra de Exteriores, una señora británica, cuyo nombre no es necesario conocer. Lo mismo ocurre con el Parlamento Europeo. La única figura que sobresale, es la del presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet. No estoy seguro de lo fuerte que es en el BCE, pero por lo que veo, hasta ahora no ha cometido errores importantes”, dice.

La elite política alemana no se ha dado cuenta de las implicaciones de su estrategia de los últimos veinte años, centrada en las exportaciones a costa del resto de la eurozona. “Nos comportamos como los chinos”, dice Schmidt, “la gran diferencia es que los chinos tienen su propia moneda, y nosotros no. Si tuviéramos nuestra propia moneda, ya la habríamos devaluado”.

Un directorio de iure

“La idea de una moneda común sigue teniendo todo mi apoyo aunque los líderes europeos no la hayan entendido, ni hayan puesto las normas necesarias e incurrieran en el gran error de aceptar a cualquiera”, dice. Para los próximos veinte años, es muy posible que se forme un “núcleo duro” en la UE, compuesto por franceses, alemanes holandeses y quizá italianos, escenario al que Schmidt otorga un 51% de posibilidades de realización. “Estoy bastante seguro de que los británicos no participarán ni tampoco los polacos. No será un núcleo jurídico, reflejado en documentos, sino un núcleo duro de hecho”, dice. En una referencia a la actitud dominante de Merkel en el apenas existente “eje franco-alemán”, Schmidt recuerda que cuando era Canciller, “siempre dejé pasar a los franceses primero por la alfombra roja, nunca me promocioné como líder”. Preguntado por la tópica alternativa de una “Alemania europea” en lugar de una “Europa alemana”, el ex canciller responde con una sola frase: “creo que Merkel no se da cuenta de lo que hace”.

Visto en ATTAC Madrid


COMENTA