Toda verdad atraviesa tres estadios: en primer lugar se le ridiculiza; en segundo lugar se le oponen violentamente; finalmente se le acepta como si fuese una evidencia.

Schopenhauer

¿Quién sostiene a Assange/Wikileaks? Parte I
Ernesto Carmona - ArgenPress

DIC
10
English
French
Italian
Portuguese
Comparte
Autores

¿Quién sostiene a Assange/Wikileaks? Parte I

Después del alborozo unánime que celebró las espectaculares revelaciones de WikiLeaks (WL) del 28 de noviembre se ahonda la polémica entre periodistas y medios serios respecto a probables segundas intenciones de Julian Assange/WL y, sobre todo, recrudece la gran pregunta: ¿quién está detrás de tan sensacionales revelaciones? Muchos creen que Assange no trabaja solo, como aseguraba el ficticio servidor del imperio británico inventado por Ian Flemming.


Ernesto Carmona (especial para ARGENPRESS.info) 22/12/2010

Después del alborozo unánime que celebró las espectaculares revelaciones de WikiLeaks (WL) del 28 de noviembre se ahonda la polémica entre periodistas y medios serios respecto a probables segundas intenciones de Julian Assange/WL y, sobre todo, recrudece la gran pregunta: ¿quién está detrás de tan sensacionales revelaciones? Muchos creen que Assange no trabaja solo, como aseguraba el ficticio servidor del imperio británico inventado por Ian Flemming.

 

Las sospechas varían desde un simple y llamativo lavado mediático superficial de la estropeada libertad de información mundial para demostrar que la democracia concebida por Estados Unidos y Occidente es tan sólida que se permite tolerar críticas, en apariencia de gran envergadura pero que en el fondo no rebalsan la tradicional chismografía diplomática ya conocida pero que deja incólume a Israel, no alude la guerra secreta de Estados Unidos en Pakistán y se saltó el episodio de la invasión del Líbano en 2006, entre otros asuntos importantes. Por añadidura, distrae la atención de la gente relativamente informada y pensante -que no abunda en el planeta- frente a los abiertos preparativos de nuevas guerras que están en las mentes de los gobernantes estadounidenses. Una guerra que podría estallar en Corea y/o Irán.

O sea, WL sería otro show mediático a escala global con patrocinios tan oscuros que analistas de la talla del canadiense Michel Chossudovsky y publicaciones tan serias como Global Research, entre otros periodistas y medios, sitúan en Israel, la banca Rosthchild, el millonario George Soros, la propia CIA y otras instancias de poderes fácticos mundiales.

Lo primero que salta a la vista es el espaldarazo de WL a algunos grandes diarios que se hallaban próximos al rigor mortis. Ocurre que para saber qué dicen los 250 mil papeles del departamento de Estado no queda otro camino que seguir atentos al goteo diario de revelaciones de El País de España, el New York Times, el parisino Le Monde, el británico The Guardian y la revista alemana Der Spiegel, publicaciones insertas en poderosos intereses mediáticos globales.

El atenuante es que no habría otro camino porque Assange previó que el sitio www.wikileaks.org sería cerrado, cuestión que no ocurrió tras las anteriores liberaciones masivas de documentos sobre Afganistán e Irak. El canal informativo elegido por WikiLeaks para difundir los papeles de la política exterior de Estados Unidos fortaleció a nivel planetario a grandes medios instrumentales a los designios del imperio, como el NYT y El País que agonizaban en el mayor descrédito por su contumacia en fabricar propaganda disfrazada de noticia. La condición de intermediarios exclusivos -obsequiada por Julian Assange- entre los 250 mil papeles filtrados y el público equivale a un poderoso tónico de credibilidad que está creando la ilusión de un aparente tránsito de regreso de esos medios desde la propaganda pro-estadounidense desenfadada al periodismo de verdad que alguna vez nos hicieron creer que cultivaban.

Y el grueso público no tiene otra forma de conocer los wikileaks, porque los numerosos sitios espejo los cuelgan una vez que aparecen en los medios elegidos. Ya se supo que esos medios negociaron largamente con Assange y que antes pusieron en conocimiento del departamento de Estado los cables “más peludos”. Además, se tomaron la libertad de darles una nueva redacción a muchos mensajes originales, tacharon nombres “por razones de seguridad” y muchos mensajes, simplemente decidieron no publicarlos jamás por estimarlos demasiado “sensibles”. Entre los cables que esos grandes medios deciden que deben darse a conocer al común de los mortales tienen prioridad aquellos mensajes cuyo contenido chismoso le permite a El País darle una nueva redacción al texto original y “sacarles punta” a fin de lesionar la imagen de países como Irán, Venezuela, Cuba, Bolivia, etc.

Entonces, en una era en que la guerra también es mediática, cultural y psicológica, ¿de qué libertad de información se está hablando? Los grandes medios depositarios de los secretos de Wikileaks no han cambiado su carácter pro-estadounidense. Tampoco han regresado al periodismo de verdad, o por lo menos a aquel que reveló sin auto censura ni censura previa Los Papeles del Pentágono de los años 70, que tampoco fueron entregados antes al departamento de Defensa para que hiciera su propia evaluación previa. ¿Por qué Assange ignoró a importantes medios latinoamericanos como La Jornada de México y Página 12 de Buenos Aires? y dejó a 500 millones de hispanoparlantes a merced del monopolio mediático autocensurado del grupo español Prisa, dueño de El País y signado por su propia línea editorial y sus intereses culturales y políticos globales, como propietario transnacional de grandes medios, radioemisoras y editoriales de libros en diferentes países hispano parlamentes, incluido Estados Unidos (continuará).

Foto: Sociedad de la información - Julian Assange, creador de WIKILEAKS. / Fuente foto: NEW MEDIA DAYS - WIKIMEDIA

Visto en ArgenPress

COMENTA