Si la Democracia es tan buena, ¿por qué no la aplicamos a la empresa y la economía?

Cornelius Castoriadis

Semana intensa de los movimientos estudiantiles en Europa
Ruben G. Herrera - TerceraInformacion

DIC
10
English
French
Italian
Portuguese
Comparte
Autores

Semana intensa de los movimientos estudiantiles en Europa

La reforma de la educación de los gobiernos y los recortes en el presupuesto de las universidades son la principal causa. Los grandes medios no han informado, pese a que pagan su cuota a las agencias.


Ruben G. Herrera | 29-11-2010

Aunque el Día Internacional de los Estudiantes el pasado 17 de noviembre pasó totalmente desapercibido, la crisis coincide y estalla ahora en este movimiento, donde la paciencia se acaba. 2010 será un año recordado en las universidades por suponer un antes y un después en las interiorización de un nuevo régimen de medidas contestatarias.

La implantación del Espacio Europeo de Educación Superior está precarizando la enseñanza especializada, y es rechazado en muchos países de la Unión Europea.

Pese a la fácil conexión entre movimientos a través de Internet y las redes sociales, el elemento político internacional ha desaparecido durante todos los procesos neoliberales de los últimos años, fundamentalmente por la falta de fondos y de colaboración. En 2002 cayó la Unión Internacional de Estudiantes, y desde entonces, un aluvión desorganizado de pequeñas organizaciones están formando archipiélagos críticos. Los flujos están dispersos, son más espontáneos, pero también más autodestructivos que nunca. La naturaleza de esto, es, intuiblemente, la crisis de las educaciones en occidente.

¿Existe la cooperación internacional estudiantil? Actualmente, y aunque algunos medios dicen que a través de las redes sociales todo es posible, en realidad, en los últimos años se ha perdido mucho en cuestión de internacionalización de las protestas contra las medidas neoliberales. Esto se debe, fundamentalmente, a que el hecho de que movimientos sin capital se organicen fuera de las fronteras territoriales es casi un mito, incluso con herramientas como Internet o la telefonía móvil.

A nivel internacional, apenas existen espacios compartidos, como es la Federación Mundial de la Juventud Democrática (que fue constituida un 10 de noviembre, en el año 1945), y donde participan, por parte de España, fundamentalmente los movimientos juveniles comunistas.

A nivel nacional, se espera que puestas en común como Estudiantes en Movimiento genere más adhesiones para la lucha común.

Mientras tanto, la insurrección indeterminada es vista por los medios a modo de resúmenes sobre los desperfectos causados, pero en algunos focos no necesariamente radicales, o extremistas en las críticas y protestas, se percibe el espíritu del 68, y donde, de nuevo, Francia parece que ha indicado el camino (cuyas intensas protestas, como sabemos, tuvieron lugar en octubre y no ahora).

En Italia, la coordinación nacional de rebelión colectiva, Atenei In Revolta afirmaba: "Dentro de unos meses cerca de 200.000 estudiantes no recibirán becas". La privatización, la subcontratación, o el sistema de meritocracia en la enseñanza son las principales causas desembocantes.

El movimiento estudiantil en Italia ha hecho historia. Nunca antes un movimiento pacífico había invadido tantos lugares públicos para protestar: la torre inclinada de Pisa y el Coliseo de Roma, el balcón de la Basílica de San Marcos de Venecia, el Teatro Regio en Turin... y el intento en el Senado. En otras ciudades italianas, los estudiantes contrarios a la reforma ocuparon salas universitarias o se subieron a los techos de los ateneos para expresar su protesta.

Varias leyes se van a aprobar, cuyo efecto fundamental será el de suprimir unos 9.000 millones de euros y 130.000 puestos de trabajo en la educación nacional, entre 2009 y 2013. La llamada reforma Gelmini propone la reducción del profesorado en la escuela pública a uno por clase y la reducción drástica de los recursos para la universidad y la investigación.

Ante estas y otras reformas, se sucedieron las protestas en todas partes del país, en dos grandes oleadas. Las protestas llegaron también desde la escuela privada, pero tras una reunión con Gelmini, el Gobierno decidió dar marcha atrás en el recorte a las subvenciones a los institutos privados. El Senado ha aplazado la aprobación definitiva del proyecto de ley, y esto se ha visto como una victoria por parte de los estudiantes, después de haber ocupado numerosos edificios públicos de todo el país.

En Inglaterra, decenas de miles de estudiantes británicos volvieron a manifestarse contra el aumento de las tasas universitarias en una protesta masiva en diferentes ciudades, entre ellas Londres, en contra del plan de ajuste de Cameron. Según el proyecto, que espera la aprobación del Parlamento, las matrículas en las universidades públicas pasarán de las actuales 3290 libras anuales a 9000.

El principal destinatario de las quejas es el liberal-demócrata viceprimer ministro Nick Clegg, cuyo partido prometió durante la campaña electoral que no subiría las tasas universitarias.

La Campaña Nacional contra las Matrículas y los Recortes es una de las principales campañas de los estudiantes. Los movimientos internacionalistas ingleses están teniendo mucha presencia, como la a Ola de acción global por la Educación, o el Movimiento Internacional de Estudiantes.

La policía inglesa recurrió a una técnica pocas veces usada: el Kettling ("hervidero"), con la que se acordonó y acorraló a 5.000 personas, a las que no se les permitió marcharse durante horas. Los diccionarios urbanos ingleses, siempre tan adelantados, tienen ya un término para definir esta estrategia de contención, que se aplicó tras el intento de asalto a la sede del Partido Conservador, por parte de 55.000 protestantes frente a 250 policías.

De hecho, es cierto que la oleada de actos violentos contra materiales ha sido importante, y de las manifestaciones más graves desde los años 80, cuando se produjeron grandes manifestaciones contra la dama de hierro, Margaret Thatcher. "Ha comenzado una nueva época de "disturbios" callejeros como consecuencia de los recortes que afectan a los servicios públicos", sentenciaba el jefe de la Policía Metropolitana de Londres. The Guardian ha venido informando al respecto de estas y otras técnicas, con casos que han llegado hasta el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

En España, muchos sociólogos (a los que hemos preguntado y estamos esprando sus respuestas, que si llegan, serán publicadas en este mismo texto), advierten de que las protestas estudiantiles en Inglaterra pueden tener un efecto mimético en España. Entre ellos, - Jaime Pastor, Fermín Bouza, Juan Torres López o Thoil Delgado.

Mientras tanto, los medios internacionales tiranizan la función de estos movimientos, y ponen por delante las cifras de heridos o desperfectos, desinformando sobre los motivos fundamentales de la protesta, o sobre la privatización y la clientelización de las universidades.

Caso parecido es el de algunos medios españoles, que no dudan en desprestigiar a los movimientos estudiantiles, abriendo las informaciones con los sucesos por delante:

El País: "Los principales incidentes se registraron en torno al Whitehall, el complejo de edificios que ocupa la Administración en la capital británica".

La corresponsalía de ABC tampoco es muy exigente: "Al producirse esos hechos, Scotland Yard decidió parar el avance de la concentración cuando estaba a punto de llegar al Parlamento, al considerar que el acto ya no era pacífico". Sin embargo, ABC vincula también violencia y estudiantes, cuando especula sobe un posible contagio de los estudiantes españoles (ahora protestar es semejante a una enfermedad). En realidad, está usando la voz de sociólogos críticos contra Bolonia, pero dándole la vuelta a la tortilla, amenazando que la revuelta en España podría ser más violenta que en Inglaterra. No se especifican los motivos.

Un tal Pablo Molina, en Libertad Digital, no dudaba en criticar ferozmente los movimientos estudiantiles en Madrid, la AgrupaciónEestudiantil Carlos Marx y del colectivo Rise Up, tras el mítico momento en que los estudiantes, literalmente, sacaron tarjeta roja a Pio Moa. Las críticas de este señor se cargaba de peso con comentarios ofensivos del tipo: "En lugar de ducharse y estudiar, la vanguardia estudiantil se dedica a acosar a los que defienden ideas distintas de sus profesores". "Carlos III, laboratorio revolucionario del perroflautismo patrio", cita Molina en el artículo, publicado a raiz de la mala acogida que tuvo Pío Moa, en el que aprovecha para meterse con toda la universidad pública española.

Mientras sucede todo esto, algunos estudiantes españoles ya podrán irse de beca a Kazajistán, un país donde los derechos humanos son una broma.

— 

- Imagen: Agencia EFE/Fabio Campana

- Revueltas en Reino Unido e Italia: estudiantes europeos contra los recortes

- Balance de 2010: Sindicato de Estudiantes: El Gobienro abandona la educación pública

Visto en TerceraInformacion


COMENTA