No hay ningún viento favorable para el que no sabe a qué puerto se dirige

Schopenhauer

China y Alemania
Juan Francisco Martín Seco - ATTAC

JUL
10
English
French
Italian
Portuguese
Comparte
Autores
Otros artículos que te pueden interesar

Máxima indignación en Harvard: Los alumnos de la cátedra de Introducción a la Economía de la Universidad Harvard exigen nuevas perspectivas académicas

...el pasado 02.11.2011, un grupo de estudiantes de economía tomó la decisión de retirarse en bloque de la cátedra de Introducción a la Economía de la Universidad Harvard, en protesta por el contenido y el enfoque desde el cual se imparte esta ...

Julia Evelyn Martínez

Para salvar el euro, es Alemania la que debe abandonar la eurozona

Cuando se lanzó el euro, los dirigentes políticos alemanes solían argüir, con una evidente complacencia teñida de displicencia –en particular, hacia la Gran Bretaña—, que la unión monetaria terminaría por exigir la unión política. La ac...

Marshall Auerback - SinPermiso

Paraísos fiscales en África

La lucha contra los paraísos fiscales está en calma. Reunido en Toronto a finales de junio, el G20 ha reiterado su intención de aplicar sanciones contra ellos, pero a partir de una lista establecida por la Organización de Cooperación y Desarroll...

Jean-Christophe Servant - ATTAC

'Tenemos que hacer como hicieron los Estados Unidos con sus deudas de guerra'. Entrevista a Michel Aglietta

En esta entrevista realizada por Valérie Segond, Michel Aglietta, economista y consejero científico en el Centro de Estudios Prospectivos y de Informaciones Internacionales, se preocupa por la tendencia de estigmatizar a los vecinos que recorre Eur...

Entrevista a Michel Aglietta

Juan Francisco Martín Seco – Consejo Científico de ATTAC España

Vengo afirmando que el origen más remoto de esta crisis no se encuentra en EEUU, tal como se ha dicho, sino en China y en todos los países –incluyendo Alemania – que practican una política cambiaria similar. China viene instrumentando una política fuertemente proteccionista, no sólo porque sus condiciones sociales y laborales pueden constituir un claro ejemplo de dumping o porque utilice mecanismos de control tanto de importaciones como de exportaciones, sino por su estrategia de mantener infravalorada su moneda. Está dispuesta a comprar todos los dólares y euros que sean necesarios con tal de que este tipo de cambio se mantenga, lo que implica abaratar las mercancías chinas y encarecer las de los terceros países; incrementa sus exportaciones y reduce sus importaciones, originando año tras año un importante superávit en su balanza de pagos, que se corresponde con importantes déficits en otros países, en especial EEUU, pero también, por ejemplo, en España.

Que nadie piense que tal política beneficia a los ciudadanos chinos, ya que, para mantenerla, el excedente no se puede gastar en el país, sino que debe invertirse en el exterior a unos tipos muy reducidos, generando las burbujas que en parte han sido causa de la crisis.

En Europa, ocurre algo similar con Alemania. Su política deflacionista y de austeridad ha generado un importante superávit en su balanza de pagos, que se traduce en déficit en otros muchos países. En situación normal, el desequilibrio desaparecería con la apreciación respecto a las otras divisas de la moneda germánica, pero ello no es posible en el presente, al estar todos integrados en la Unión Monetaria. Tampoco los trabajadores alemanes se benefician de la situación. Un buen amigo, que fue en otros tiempos agregado laboral de la embajada alemana en España, me escribía hace algunos días horrorizado del deterioro del Estado del bienestar y de la pérdida de poder adquisitivo que están sufriendo los trabajadores en su país. En el futuro, Alemania y China se igualarán sí, pero por abajo.

¿Por qué se le permite a China una política cambiaria proteccionista? ¿Por qué se consiente que la Unión Monetaria Europea se base en los actuales parámetros? Tales políticas perjudican a los trabajadores tanto de los países deficitarios como de los excedentarios, pero benefician a otros muchos, a todos los que realmente mandan tanto en política como en economía.

Artículo publicado en Público.

Fuente - Publicación: Juan Francisco Martín Seco - ATTAC

 


COMENTA