Los ideales que han iluminado mi camino y me han dado valor para ver la vida con alegría son amabilidad, belleza y verdad. Las posesiones, el éxito vano y el lujo me parecen desdeñables.

Albert Einstein

Sistema de misiles S-300 Sanciones: Rusia no entregaría a Irán un arma clave para su defensa
IARNoticias

JUN
10
English
French
Italian
Portuguese
Comparte
Autores

Las nuevas sanciones de la ONU contra Irán podrían impedir que Rusia entregue a Irán una arma decisiva para su defensa en caso de ser atacada por Israel y EEUU. Se trata de de los cinco sistemas de misiles S-300 que Irán compró a Rusia y cuya entrega permanece en el misterio. Los misiles S-300 podrían neutralizar el accionar de los cazas y bombarderos judeoestadounidenses en un hipotético raid contra las usinas nucleares y las instalaciones militares de Irán. El carácter estratégico (en un escenario de ataque sionista a Irán) que revestiría dicho sistema de defensa en manos iraníes, ha generado presiones constantes a Moscú por parte de EEUU, Israel y la Unión Europea para evitar que ese armamento llegue a Teherán.

Fecha: JUNIO 2010

Informe
IAR Noticias

Una fuente del servicio federal ruso de cooperación militar, citada por la agencia Interfax, señaló el jueves que Moscú congelará un contrato de entrega a Irán de misiles S-300 tras la adopción de nuevas sanciones en la ONU contra Teherán.

Las nuevas sanciones internacionales contra Irán aprobadas por el Consejo de Seguridad de la ONU impiden cumplir el contrato de suministro a Teherán de sistemas de misiles antiaéreos rusos S-300, afirmó el viernes una fuente del Kremlin.

La víspera, el portavoz del ministerio ruso de Asuntos Exteriores, Andréi Nesterenko, había declarado que "los sistemas de defensa antiaérea, a excepción de los misiles portátiles, no entran en la lista de la ONU relativa a las armas convencionales".

Mientras tanto, el titular de Exteriores,  Serguéi Lavrov, anunció el viernes en Taskent, la capital de Uzbekistán, que próximamente el presidente de Rusia, Dmitri Medvédev, dictará un decreto con la lista de los tipos de armamento cuyos suministros no están afectados por las sanciones.

Sin embargo, el canciller Lavrov afirmó luego que las sanciones no impedirían la entrega de los misiles rusos, por tratarse de "armas defensivas".

Previamente, el viceministro ruso de Exteriores, Serguei Riabkov, señaló que "los especialistas rusos estudian profundamente todos los aspectos de la situación teniendo en cuenta la resolución 1929 de la ONU aprobada el pasado 9 de junio" y agregó Rusia cumplirá estrictamente lo establecido en la resolución mencionada.

Por su parte, el Servicio Federal de Cooperación Técnica Militar de Rusia prometió el viernes explicar próximamente su postura sobre el asunto.

En 2007, Rusia firmó un contrato para la venta a Irán de cinco baterías S-300 por 800 millones de dólares, que Moscú mantiene congelado.

El asunto parece ser objeto de discusiones intensas en Rusia, pues este viernes una fuente del Kremlin indicó a su vez a la prensa que las sanciones de la ONU impiden la entrega a Irán de esos misiles rusos.

El contrato de suministro de misiles S-300 fue firmado por Rusia e Irán en diciembre de 2005. Oficialmente no se informó del inicio de las entregas.

Arma clave

Un nuevo escenario para un contraataque iraní se plantea a partir del ingreso en escena de los cinco sistemas de misiles S-300 que Irán compró a Rusia y cuya entrega permanece en el misterio.

El carácter estratégico (en un escenario de ataque sionista a Irán) que revestiría dicho sistema de defensa en manos iraníes, genera presiones constantes a Moscú por parte de EEUU, Israel y la Unión Europea para evitar que los misiles S-300 neutralicen el accionar de los cazas y bombarderos sionistas en un hipotético raid contra las usinas nucleares y las instalaciones militares de Irán.

La presión diplomática de la administración de Obama o la reunión secreta de Netanyahu con el presidente Medvédev forman parte de ese objetivo, que -según coinciden especialistas en Washington y Tel Aviv- no han conseguido ningún resultado positivo para el eje sionista.

En diciembre de 2008, la agencia oficial iraní IRNA comunicó, citando al vicepresidente de la comisión de seguridad nacional y política exterior del Parlamento de Irán, Ismail Kousari, que Rusia empezó a suministrar piezas reglamentarias para el sistema S-300.

Los S-300, similares a los Patriot estadounidenses, pueden seguir y abatir varios blancos simultáneamente a alturas de hasta 27 kilómetros, con un alcance de 200 kilómetros, por lo que permitirían, según algunos expertos, a Irán defenderse con eficacia en caso de un ataque aéreo.

El sistema S-300, en su modificación más reciente, es capaz de abatir aviones enemigos a una distancia de 150 Km y a una altura de 27 Km. Anteriormente, Rusia vendió a Irán misiles antiaéreos Tor-M1, que tienen un alcance de 12 Km (seis en altura).

Según su descripción técnica proporcionada por la Defensa rusa, el S-300 (SA-10 Grumble, según la OTAN) es un sistema antiaéreo diseñado para proteger instalaciones militares y centros industriales y de mando de los ataques masivos desde el aire y el espacio.

Es capaz de destruir todo tipo de aviones, misiles balísticos y de crucero y teóricamente, puede atacar objetivos terrestres.

Los expertos militares coinciden: Si un posible ataque militar del eje EEUU-Israel no consigue neutralizar y/o debilitar en pocos minutos el sistema de defensa iraní (principalmente su capacidad de respuesta aérea) en un "golpe sorpresa", se expone a un contraataque iraní a ciudades e instalaciones militares claves en Israel, y a una reacción islámica generalizada de difícil pronóstico en Medio Oriente.

Fuente - Publicación: IARNoticias

 


COMENTA