Todos quieren cambiar el mundo, pero nadie piensa en cambiarse a si mismo.

Leon Tolstoi

La ofensiva ecológica de Mélenchon
Raphaëlle Besse-Desmoulières

DIC
12
English
French
Italian
Portuguese
Comparte
Autores

La ofensiva ecológica de Mélenchon

"Los que hoy no son ecologistas son intelectuales haraganes", lanzaba hace unos días. La conversión a las tesis medioambientales del ex-candidato del Front de Gauche [Frente de Izquierda] en las presidenciales, que no perdió ocasión de hablar de la "planificación ecológica" durante sus mítines, había hecho sonreír a sus detractores. Su discurso, no obstante, había sido largamente aplaudido durante el congreso de la asociación France Nature Environnement que acogió a los candidatos a las presidenciales en enero.


Raphaëlle Besse-Desmoulières - 09/12/12

No hay quien le pare. Desfilando el 17 de noviembre al frente de quienes se oponen al proyecto de aeropuerto de Notre-Dame-des-Landes (departamento de Loira-Atlántico), con un libro sobre la deuda ecológica* recién salido el sábado, 1 de diciembre, largas entrevistas en Rue89 y Libération esta semana... Jean-Luc Mélenchon multiplica sus apariciones para hablar de ecología. Culminando con un discurso el sábado ante los "congregados por el ecosocialismo" organizada por el Partido de Izquierda. "El capitalismo verde es una ilusión", ha remachado, mientras que el ecosocialismo, fundado sobre el tríptico ecología, socialismo y República "no es una utopía".

"Los que hoy no son ecologistas son intelectuales haraganes", lanzaba hace unos días. La conversión a las tesis medioambientales del ex-candidato del Front de Gauche [Frente de Izquierda] en las presidenciales, que no perdió ocasión de hablar de la  "planificación ecológica"durante sus mítines, había hecho sonreír a sus detractores. Su discurso, no obstante, había sido largamente aplaudido durante el congreso de la asociación France Nature Environnement que acogió a los candidatos a las presidenciales en enero.  

 

"Timo ecológico"

En Europe Ecologie-Les Verts (EELV) [la más importante de las formaciones ecologistas francesas, que participa en el gobierno de Hollande], a semejanza del eurodiputado Yannick Jadot, no se han recatado en burlarse de un "timo ecológico" y un proyecto de "Gosplan soviético verdecido". Hoy en día, François de Rugy, co-presidente de los diputados EELV, no es mucho más suave. La noción de ecosocialismo le hace "sonreír". "Nos rejuvenece, explica". Es un debate que se produjo en los años 90 para saber si la ecología era un proyecto en sí o una deriva del socialismo".

El diputado del Loira-Atlántico hace notar que esta fórmula ha venido a suceder a la de "planificación ecológica". "Cuando se cambia a menudo de expresión, es que la cosa no está clara", dictamina. Algunos ecologistas se muestran más atentos, no obstante, a las palabras de Mélenchon, como el eurodiputado Jean-Paul Besset, que percibe "una verdadera evolución y una ruptura con el universo productivista de la izquierda tradicional".

Repetidas veces Mélenchon, que ha declinado responder a nuestras preguntas, ha reconocido que en este tema venía de lejos. En una entrevista en la revista TerraEco en noviembre 2011, explicaba: "Los Verdes han hecho evolucionar las mentalidades, y la mía en particular". "Hacía falta estar ciego para no ver que el modelo comunista, como el modelo socialdemócrata, integraba una dimensión productivista que es una aberración respecto a los límites del planeta", añadió.

Unos meses más tarde, en la página Reporterre, indicaba que la ecología política fue para él "un choque intelectual". "Es verdad que no era ésa la imagen que se tenía de  Jean-Luc Mélenchon, que era más bien una imagen tradicional, la del PS y el cemento", interviene Corinne Morel-Darleux, una veterana del movimiento Utopia convertida en secretaria nacional de ecología en el PG. "Pero es él, sin embargo, quien con la creación del PG ha enviado señales a los ecologistas que mostraban que podía producirse el diálogo de manera honesta".

Su mayor logro fue indiscutiblemente la llegada en 2009 al Partido de Izquierda  de Martine Billard, hasta entonces diputada ecologista, a quien ofrece la copresidencia del partido. "Le había oído decir en televisión que se había equivocado en esa cuestión", recuerda ella. "Hombres políticos que reconozcan que se equivocan, eso es excepcional. Era por fuerza sincero". Ella planteará la primera proposición de ley consagrada a la planificación ecologista en octubre de 2009, votada por cierto Jean-Marc Ayrault [hoy primer ministro del gobierno socialista de Hollande] y buen número de figuras socialistas. No faltaba más que François Hollande. "Fue inane", se mofa M. de Rugy, que no se acuerda de haberlo aprobado, o si acaso "por educación".

 

"Crisis de identidad" de EELV

La ecología permite también a Mélenchon marcar la diferencia con los comunistas. Si los dos aliados están de acuerdo en prohibir el gas de esquisto, el PCF apoya, al contrario que el PG, el proyecto de aeropuerto de Notre-Dame-des-Landes y la continuidad de las nucleares. Sobre este punto se había acordado la disensión en el programa del ex-candidato a las presidenciales por medio de un referéndum."Es su problema", estima Jean-Vincent Placé, jefe de los senadores ecologistas. La presencia del PG en Notre-Dame-des-Landes hace destacar lo hortera arcaico de los comunistas". Mélenchon no desespera de hacerlos evolucionar. "Queremos ser exploradores, activadores", explicó el sábado. "Pero el camino es todavía largo". "En esos temas, el PG no es nuestra brújula: lo son los ciudadanos", responde Hervé Bramy, encargado de ecología en el PCF.

Como explica a Libération, Mélenchon juzga hoy día que EELV representa "la prehistoria de la ecología política", por contraposición a un PG que reivindica un  "avance en el plano programático". "Me encanta Jean-Luc, pero no es él quien va a darnos lecciones para saber quién es prehistórico y quién es moderno" es cómo lo aborda Placé. Esta ofensiva del eurodiputado [Mélenchon] sobre la ecología no debe en efecto nada al azar, mientras el EELV está enzarzado en sus contradicciones. "En este momento sufren una fructífera crisis de identidad por su participación en un gobierno productivista", opina Mélenchon. Si este último asegura no estar "en concurrencia" sino "en competición"con ellos, espera salir vencedor de ello. El 22 de abril, Nicolas Hulot, candidato infortunado frente a Eva Joly en las primarias internas de EELV, ¿no deslizó un boletín del Front de Gauche en la urna? "Tomamos tranquilamente nuestro lugar en esta familia política ganándonos los galones en la lucha", adelanta.

¿El objetivo de su reivindicación? El antiguo senador socialista lo dijo de nuevo el sábado: formar "una mayoría alternativa"en torno a quienes han dicho "no" al tratado presupuestario europeo con los ecologistas, pero también con el ala izquierda del PS. "Estoy listo para ser primer ministro" repite Mélenchon a porfía. "Es un trotskista: su problema consiste en formar alianzas", analiza Placé. A la vista de las municipales, pero sobre todo de las europeas de 2014. Su estrategia no inquieta por tanto a los ecologistas. "Electoralmente, hay pocas pasarelas", quiere creer M. de Rugy, que juzga que "la ecología no es más que una parte del mercado"en el discurso del diputado europeo. "Por más que hable de ecosocialismo, será un complemento espiritual que lleva a una historia que es la suya, la del socialismo", abunda Pascal Durand, secretario nacional de EELV.

 

*La règle verte - Pour l'éco-socialisme, Jean-Luc Mélenchon, 144 páginas, ediciones Bruno Leprince

 

Raphaëlle Besse-Desmoulières es periodista del diario parisino Le Monde, en el que escribe el blog “Rouges et verts” dedicada a la actualidad de la izquierda y los ecologistas.

 

Traducción para www.sinpermiso.info: Lucas Antón

Le Monde, 1 de diciembre de 2012

Visto en SinPermiso


COMENTA