La mejor arma en manos del opresor es la mente del propio oprimido.

Steve Bico