Yo, que soy profesor de universidad, necesito de la colaboración de los pensamientos aldeanos mucho más que ellos de los mios.

J. Ortega y Gasset

Falsificaciones de Moneda en la Historia: Cuarta Parte: Falsificaciones Aliadas y del III Reich
Marcelo Gryckiewicz

NOV
11
English
French
Italian
Portuguese
Comparte
Autores

Falsificaciones de Moneda en la Historia: Cuarta Parte: Falsificaciones Aliadas y del III Reich

La II Guerra Mundial no solo se libró en el frente de batalla sino también en el de las falsificaciones de monedas del enemigo.


Marcelo Gryckiewicz

El Proceso de Nüremberg fue un conjunto de procesos jurisdiccionales emprendidos por iniciativa de las naciones aliadas vencedoras al final de la Segunda Guerra Mundial, en los que se determinaron y sancionaron las responsabilidades de dirigentes, funcionarios y colaboradores del régimen nacionalsocialista de Adolf Hitler en los diferentes crímenes y abusos cometidos en nombre del III Reich alemán a partir del 1 de septiembre de 1939. En dicho proceso, la falsificación de monedas y billetes se consideró una acción de guerra lícita, lo cual equivalía a admitir implícitamente que también los Aliados habían recurrido a ella.

Precisamente Inglaterra inauguró, ente 1940 y 1941, las falsificaciones del segundo conflicto mundial.

IRAK Falsificación de billetes por el gobierno de su majestad Británica.

Es poco conocido lo sucedido durante la Segunda Guerra Mundial, en esta importante región del planeta rica en recursos minerales, por lo que haré este breve recuento.

Después de la caída de Francia ante el arrollador impulso de la Blitzkrieg, desde el 10 de mayo de 1940, Siria había quedado en manos del complaciente gobierno de Vichy, planteando una posible amenaza para los valiosos recursos petrolíferos, controlados por los británicos. En 1940, la situación empeoró al aumentar el sentimiento anti británico en el vecino Irak, bajo un gobierno probritánico, en Irak reinaba por aquellos años Faysal II, cuya política era conservadora y rigurosamente filobritánica, era una importante fuente de petróleo para los británicos, que también tenían bases de la Royal Air Force (RAF) en Habaniya. Pero el 3 de abril de 1941, Rashid Alí, un ministro descontento y ambicioso que había recibido ayuda de agentes alemanes, se hizo con el gobierno de Irak y pidió ayuda a Hitler.

Los alemanes aprovecharon rápidamente la oportunidad y enviaron ayuda militar a Irak a bordo de aviones de la Luftwaffe, que tenían que aterrizar en la Siria dominada por el gobierno de Vichy para repostar. Aunque la amenaza no era tan grande, las fuerzas británicas reaccionaron enseguida. El 17 de abril, se reunieron rápidamente tropas indias que aterrizaron en el sur de Irak para asegurarse los pozos petroleros (como vemos, las historias se repiten…). La brigada India, que encontró muy poca resistencia, avanzó hacia el norte controlando a su paso varios oleoductos. En mayo, la fuerza india había llegado a Bagdad y Habaniya, siendo atacada por fuerzas iraquíes. Después de un breve combate en torno al aeródromo, los iraquíes fueron derrotados y Rashid Alí voló al exilio. Se reinstauró el gobierno filobritánico de Nuri-es-Said; pero las tropas británicas permanecieron en la zona durante el resto del cinflicto, para garantizar la seguridad de los campos petrolíferos.

Con el fin de debilitar las fuerzas rebeldes, el gobierno de Londres mandó imprimir grandes cantidades de billetes falsos: no resultó difícil, dado que las emisiones de billetes auténticos corrían a cargo de la firma inglesa Bradbury, Wilkinson & Co.

¼ de Dinar Iraquí emitido en 1931 falsificado en 1941.

Una falsificación llevada a cabo por un gobierno paralelo en la clandestinidad.

Es bien conocida en Europa Oriental la historia de la falsificación de billetes de la resistencia polaca, llevada a cabo por el propio por el propio gobierno general al principio, con ayuda de Londres luego. Estas falsificaciones se diferencian de los billetes originales solo en pequeños detalles.

El 28 de septiembre 1939 alemanes y rusos se dividieron el territorio del estado polaco entre ellos. El III Reich incorporó parte del territorio directamente a la gran Alemania y con el restante dio origen al Gobierno General, dividido en cuatro distritos: Cracovia, Radom, Lublin y Varsovia, siendo Cracovia la capital. Luego de la invasión alemana a la Unión Soviética el territorio fue incrementado con los distritos de Lvov, Tarnopol y Stanislav. El gobernador general fue Hans Frank quien creó el 15 de diciembre 1939 el Banco Emisor de Polonia, institución con sede en Cracovia. Asimismo, se obligó a los polacos a depositar sus billetes de 100 y 500 zlotich, en circulación, que el 31 de enero de 1940 dejarían de ser moneda de curso legal en el Gobierno General. Mientras tanto, provisoriamente, fueron introducido en circulación billetes de 100 zlotych de 1932 y 1934 con una sobreimpresión que decía "Generalgouvernement für die polnischen Gebiete besetzten" (Gobierno General para los territorios ocupados de Polonia). Todos los billetes de Polonia de entreguerras, incluidos los que llevaban la mencionada sobreimpresión, dejaron de ser moneda de curso legal el 7 de mayo, y algunos de ellos, el 20 mayo de 1940. De más está decir que estos billetes sobre estampados con un sello de goma fueron rápidamente falsificados por el ejército polaco en la clandestinidad y también por “emprendedores” particulares, que llegaban a cobrar 50 zlotych por resellar un viejo billete de 100 con el sello apócrifo; la diferencia está en que los del gobierno polaco en la clandestinidad contactaron a personas que trabajaban en los bancos y de esta manera distribuían rápidamente los billetes por “canales oficiales”. Sin embargo, este primer intento de falsificación no tuvo resultados óptimos: el sello difiere bastante del original, y esto, sumado a que el valor del zlotych de ocupación se deprecio rápidamente, llevó a buscar nuevos caminos.

La respuesta llegó con las nuevas emisiones de los alemanes para el Gobierno General. En el transcurso de su existencia en Polonia, el Banco Emisor puso en circulación dos series de zlotych: la primera edición, el 1 de marzo de 1940, con valores de 1, 2, 5, 10, 20, 50, 100 y 500 zlotych; y la segunda serie, el 1 de agosto de 1941 con valores nominales de 1, 2, 5, 50 y 100. Los billetes fueron diseñados por Leonard Sowińki, utilizando patrones de antes de la guerra. Por razones políticas los alemanes querían mantener la similitud visual de los billetes de ocupación para sugerir una “natural” continuidad del Estado, sólo el billetes de 500 zlotych llevaba una imagen completamente diferente.

Los billetes fueron impresos primeramente en Viena. Originalmente una impresión se hizo en la planta de impresión del estado (Reichdruckerei Reich) en Berlín, pero debido al gran número de otras órdenes por parte del Reich, dicha planta no era capaz de realizar la impresión de los billetes en un plazo determinado. Así fue como la impresión se llevó a cabo en Viena, en ese entonces parte del III Reich.

La naturaleza de la impresión, así como la fuente utilizada para la numeración de los billetes de banco, apunta a la impresora Giesecke & Devrient en Viena, una filial del Institut Giesecke & Devrient Typographisches en Leipzig. Probablemente, la imprenta del Estado (Staatsdruckerei) en Viena subcontrató a la empresa Giesecke & Devrient para efectuar el trabajo. La segunda emisión, del 1 de agosto de 1941, ya fue impresa en el Gobierno General. Los billetes de baja denominación facial se emitieron en la Obra Gráfica del Banco en Cracovia, mayor fue la impresión Staatsdruckerei und Munz (nombre polaco de Seguridad de Impresión de Obras S.A.) en Varsovia. Después de la destrucción de esta empresa durante el Levantamiento de Varsovia, se trasladó lo que quedaba de la misma a Cracovia. Los 10 zlotych de la serie final de 1940 (Ser. L., Ser. M., Ser. N), fueron impresos en Viena. A estos billetes de ocupación comunmente se los llama "młynarkami" por que fueron firmados por Félix Mlynarski, entonces presidente del banco emisor.

La lucha armada clandestina contra los ocupantes requiere, por supuesto, dinero en serio. Con el objeto de financiarse, el Cuartel General de la Junta General (Gobierno en la clandestinidad) llevó adelante la producción de dinero falso de una manera organizada y con la participación de expertos. Esta decisión fue aprobada personalmente el General Grot Rowecki. Una “Unidad Especial” fue creada bajo el nombre de “DPB 17” (“departamento de producción de billetes” sería en mi opinión la traducción más acertada para la sigla polaca de Wydział Produkcji Banknotów). Su comandante era Mieczyslaw Chyżyński (seudónimo Pelka). El grupo incluía una sección técnica, bajo el liderazgo de Mariano Dudkiewicz (Heniek) y Kazimierz Wisniewski (Jurek); el fotógrafo principal era Stanislaw Stanczyk.

Esta célula consistía en un total de 57 personas, con miembros que trabajaban en diversos sectores de la producción y guardias de dichos sectores, e incluía fábricas de papel en Mirków y en la prisión Mokotowskie. El trabajo de preparación duró alrededor de un año, principalmente en las secciones de la Universidad de la Calle 1 y 3 bis Narbutta, debido a la necesidad de ocultar la mayor parte del equipo de base, incluyendo litografía, que fue colocado en una casa en la calle Żulińskiego 3, en el tercer piso. Muchos alemanes vivían allí, cosa que convertía al domicilio en un lugar seguro dado que luego éstos no buscaron en sus propias narices.

Las células de los miembros del “DPB 17” consiguieron los negativos de los billetes. Una vez lograda la adecuada preparación de la piedra litográfica, las copias fueron fieles reproducciones de los originales. Dicho proceso fue exitoso debido al trabajo de Mariano Dudkiewicz. La impresión se llevó a cabo en pequeña imprenta litográfica, llamada “hamburce”.

Para la producción de billetes falsos se necesitaba, por supuesto, el papel con filigrana, marcas de agua, original. Este problema también fue resuelto mediante papel producido en las dos fábricas mencionadas, en las que existían miembros activos de la célula “DPB 17”. Los mismos, a pesar del control estricto de la producción, almacenamiento y distribución de papel, “conseguían” pliegos. El circuito se completaba gracias a que algunos de los que trasportaban el papel de la fábrica a la impresora, también miembros de la resistencia, se desviaban del trayecto oficial y dejaban el papel en distintos lugares. De allí era conducido por otros miembros del ejército clandestino a una imprenta secreta, cuyo “director” era Janina Sowinska (seudónimo N 1).

Con el fin de preservar la apariencia de originalidad necesaria, la numeración de los billetes tenia que ser lo mas original posible; esto fue resuelto de la siguiente manera: los miembros del “DPB 17” robaron la combinación de la caja fuerte donde los alemanes guardaban los numeradores originales, y utilizaban la numeración original los sábados y domingos en su imprenta secreta. Numeración que antes de la mañana del lunes se encontraba siempre en su lugar.

Este procedimiento se utilizó en los billetes de menor denominación. Los de 500 zloty se realizaron sólo en la calle Żulińskiego 3 y la impresión de Vladimir Cukrzyńskiego Marszałkowska la calle 71.

La banda de los fajos de billetes falsos eran originales entregados directamente por personal que el “DPB 17” tenía en la casa impresora de las mismas.

Luego, los miembros de la célula que trabajaban en las distintas sucursales del banco cambiaban billetes originales por los falsos, que de esta manera entraban en circulación por canales legales.

Incluso se sustituían los billetes falsos por billetes deteriorados que iban a la destrucción. De esta manera, todo rastro de los billetes falsificados se perdió para siempre.

Así la Organización no se expuso a la sociedad, y evitó represalias por parte de los ocupantes.
La acción se prolongó hasta finales de 1942, cuando se dejó de falsificar. Esta decisión fue tomada por varias razones.

En primer lugar, el hecho de que en Varsovia comenzó existir un creciente número de billetes falsos producidos por diferentes personas. Por lo tanto, los controles nazis se incrementaron.

El gobierno clandestino no se podía permitir la detección de los lugares de falsificación ya que las mismas imprentas emitían cupones de alimentos y zapatos, vales para hierro, y los Kennkarten (salvoconductos alemanes), tarjetas de la Gestapo, etc., para las actividades de la Junta General.

Por ello se decidió a finales de 1942 abandonar la producción de billetes y enviar todo lo necesario para la producción hacia al Reino Unido.

Para imprimir billetes se mandaron negativos de 50, 100 y 500 zloty y las diferentes fases, así como muestras para realizar la filigrana en el papel realizadas en yeso, procedentes del tambor original. Para obtener dichos negativos, los miembros del “DBP 17” simularon un desperfecto por el cual había que retirar momentáneamente el cilindro para su reparación, y de esta manera obtuvieron el molde. También enviaron a Londres muestras de la pintura original.

Todo arribó exitosamente a destino, como lo demuestra el hecho de que en mayo de 1943, comenzaron a llegar billetes realizados en Londres. Para 1944 se habían recibido de esta manera más de 15 millones de zloty de Inglaterra, mayoritariamente billetes de 500 y 100. Hasta finales de agosto de 1944 fueron puesto en circulación alrededor de 12 millones de zloty así obtenidos. Sin embargo, una auditoría realizada por especialistas alemanes de la Emisyjny Banco en Cracovia detectó una fuente de distribución de las falsificaciones. Los sospechosos fueron detenidos y comenzaron las investigaciones.

Había una gran cantidad de material cuestionable. La alta calidad de los billetes hacía difícil distinguir los originales de los falsos. Solo se sabía que estos últimos comenzaban con 12 o 13; así, todos los billetes de 500 zloty que empezaban con esos números fueron retirados de la circulación por tomarlos como "ingleses". Algunos de ellos fueron sellados y distribuidos a sucursales bancarias de las administraciones públicas como ejemplos de productos falsificados; el resto fueron destruidos. Hoy en día esos billetes son raros.

Tan alto fue el grado de profesionalismo y secreto del “DBP 17", que se estima su producción total en más de 18 millones de dólares.

Billete de 100 Zlotych de ocupación 1939

Billete de 500 Zlotych de ocupación 1940

 

Espero que el caso aquí descrito resulte interesante para los fans de los antiguos billetes. Es un recordatorio histórico de que la guerra se pelea en varios frentes.

Bibliografía:
Enciclopedia Salvat de la Segunda Guerra Mundial.



Marcelo está catalogando los diferentes vales o instrumentos de intercambios que existieron en la Argentina , sobre todo durante el 2000/2002

En esta otra entrada del blog encontrará más información sobre su trabajo.

 

Visto en RedGlobalDeTrueque


COMENTA