El año más mortal: Récord de asesinato de civiles en Afganistán

Comparte

Un total de 1.271 civiles fallecieron víctimas de la ocupación militar de EEUU y la OTAN en Afganistán en los seis primeros meses de este año, informó hoy la misión de la ONU en Afganistán (UNAMA).

AGOSTO 2010

IAR Noticias /
Agencias

La cifra supone un aumento del 21 por ciento respecto al primer semestre de 2009 -cuando murieron 1.054 personas-, y del 55 por ciento respecto a ese mismo período de 2008, según datos del Informe semestral sobre Protección de Civiles en Conflicto Armado de la UNAMA presentado el martes.

Con la suma de muertos y heridos, el primer semestre de 2010 dejó un total de 3.268 víctimas civiles, un aumento del 31 por ciento respecto al mismo período del año anterior.

"La tendencia creciente de (cometer) asesinatos y ejecuciones reforzó la percepción de los civiles afganos de que están convirtiéndose cada vez más en un objetivo principal en este período de conflicto", dijo en un comunicado el enviado de la ONU en Afganistán, Staffan de Mistura.

Debido al incrementos de estas cifras, los corresponsales en Afganistán afirman que los afganos se siente menos seguros que nunca.

Según el reporte de Naciones Unidas, el número de niños asesinados o heridos alcanzó el 55% en el primer semestre de 2010 respecto del mismo periodo del año anterior: 176 menores murieron y 389 resultaron heridos.

Según el corresponsal de la BBC en Kabul, Quentin Sommerville, se trata de las peores cifras desde que Naciones Unidas empezó a documentar la muerte de civiles en 2006.

El nuevo reporte afirma que las personas atrapadas en el conflicto no tienen protección y que "no hay rendición de cuentas cuando se producen las muertes".

El presidente de Afganistán, Hami Karzai, ha advertido en varias ocasiones a las fuerzas occidentales que las bajas de civiles causadas por ataques de la OTAN ayudan a alimentar a la insurgencia.

En el mismo sentido, el comandante de las fuerzas de Estados Unidos y la OTAN en el país, David Petraeus, expresó a principios de este mes: "Toda muerte de un civil afgano va en contra de nuestra causa".

Poco después de las declaraciones de Petraeus, un ataque aéreo de la OTAN se cobró la vida de 25 afganos que se dirigían a un funeral en la provincia de Nangarhar, en el este del país.

En 2009, el entonces comandante de la OTAN en Afganistán, Stanley McChrystal, dio instrucciones para limitar seriamente las circunstancias en que las tropas podrían realizar un ataque aéreo o abrir fuego contra edificios.

Su sucesor, Petraeus, ha prometido continuar con esta política.

En julio, el sitio Wikileaks filtró numerosos documentos sobre la ocupación militar en  Afganistán según los cuales numerosos fallecimientos de civiles no se denuncian.

Un informe de la ONU difundido en enero mostró que el número de víctimas civiles en el conflicto afgano se elevó un 14% en 2009 respecto de 2008.

IARNoticias