Washington organiza red estudiantil contra Venezuela, Cuba e Irán

Comparte

Estudiante venezolano realiza gira en EEUU para coordinar acciones contra el gobierno de Hugo Chávez.

JUNIO 2010

Eva Golinger | 19-06-2010

Durante el último año, distintas agencias de Washington han estado financiando, promoviendo y organizando grupos de jóvenes y estudiantes en Venezuela, Irán y Cuba, para crear movimientos de oposición contra sus gobiernos. Los tres países, dos de los cuales son considerados “enemigos” por el gobierno estadounidense, han sido víctimas del incremento en las agresiones de Washington, que busca provocar un cambio de “régimen” favorable a sus intereses.

Esta semana, la ofensiva continuó con una gira realizada por el dirigente estudiantil venezolano, Roderick Navarro, en territorio estadounidense. Navarro, presidente de la Federación de Centros Universitarios de la Universidad Central de Venezuela (FCU-UCV), fue hasta Miami para “reunirse con el movimiento estudiantil venezolano en el exterior” y trabajar con la creación de “una red internacional que incluya a los estudiantes de Irán y Cuba”. Según Navarro, la red se creará “para que el mundo sepa de las violaciones a los derechos humanos que se viven en nuestros países”.

Durante su gira, Navarro se reunió con representantes de la Fundación para la Defensa de los Presos, Exiliados y Familiares (Fundaprefc) en Miami, que es un pequeño grupo de venezolanos anti-chavistas residenciados en Miami; la Red de Estudiantes Venezolanos Unidos (Revu), otro pequeño grupo de venezolanos que estudian en EEUU; y miembros del Directorio Democrático Cubano, organización de cubanos en Miami financiados por la USAID, el National Endowment for Democracy (NED) y otras agencias de Washington.

Desde el 2005, Washington ha estado reorientando recursos a través de la NED y la USAID hacia el sector estudiantil en Venezuela. De los $15 millones de USD invertidos y canalizados por estas agencias estadounidenses en Venezuela, más de 32% está dirigido a los jóvenes. Su programa principal está direccionado hacia la “capacitación en el uso de las nuevas tecnologías y las redes sociales para organizarse de manera política”, según los propios informes de la USAID sobre su trabajo en Venezuela.

OFENSIVA IMPERIAL

En agosto 2009, Washington comenzó una ofensiva internacional utilizando a los estudiantes venezolanos como los “voceros” de la oposición contra el Presidente Chávez. Durante el mes de agosto a septiembre, el Departamento de Estado organizó una gira para ocho jóvenes políticos venezolanos en Estados Unidos para denunciar al gobierno venezolano y estrechar los vínculos entre jóvenes republicanos de ese país y la derecha venezolana. Los ocho jóvenes venezolanos fueron seleccionados por el Departamento de Estado como parte del programa “La Democracia para los jóvenes líderes políticos” un proyecto del programa de intercambio “Líderes Visitantes Internacionales - Venezuela”, lo cual es utilizado por el gobierno de Washington para captar y formar actores políticos que luego promueven la agenda norteamericana en Venezuela.

Los jóvenes venezolanos, pagados y acompañados por el Departamento de Estado durante su visita a EEUU, dieron declaraciones a la prensa estadounidense, atacando, denunciando e intentando desacreditar al Presidente Chávez y las políticas del gobierno venezolano.

Justo después de su gira en EEUU, se organizó una manifestación a través de Facebook, titulado “NO MÁS CHÁVEZ”, que buscaba incitar al odio y promover la desestabilización y el magnicidio contra el Presidente Chávez.

Un mes después, durante los días 15 y 16 de octubre de 2009, la Ciudad de México fue la sede de la segunda Cumbre de la Alianza de Movimientos Juveniles (“AYM” por sus siglas en inglés). Patrocinado por el Departamento de Estado, el evento contó con la participación de la Secretaria de Estado Hillary Clinton y varios “delegados” invitados por la diplomacia estadounidense, como los venezolanos Yon Goicochea (Primero Justicia); el dirigente de la organización Venezuela de Primera (grupo fundado por Goicochea), Rafael Delgado; y la ex dirigente estudiantil Geraldine Álvarez, ahora miembro de la Fundación Futuro Presente, organización creada por Yon Goicochea con financiamiento del Instituto Cato de Estados Unidos. También asistieron Marc Wachtenheim de Cuba Development Initiative (proyecto financiado por el Departamento de Estado y la USAID a través de la Fundación del Desarrollo Panamericana “PADF”), y otros representantes de Cuba, Irán, Bolivia, Ecuador, Sri Lanka, la India, Canadá, Reino Unido, Colombia, Perú, Brasil, Líbano, Arabia Saudí, Jamaica, Irlanda, Turquía, Moldavia, Malasia, Estados Unidos y México.

Junto a representantes de las agencias de Washington, como Freedom House, el Instituto Republicano Internacional, el Banco Mundial y el Departamento de Estado, los jóvenes invitados recibieron talleres de “capacitación y formación” de los funcionarios estadounidenses y los creadores de tecnologías como Twitter, Facebook, MySpace, Flicker y YouTube.

Según la AYM, la entidad nació en 2008 debido a la aparición “…en la escena mundial [de] una serie de casi desconocidos, generalmente jóvenes [que] dominaban las técnicas más recientes y habían hecho cosas asombrosas. Han causado grandes transformaciones en el mundo en países como Colombia, Irán y Moldavia, valiéndose de esas técnicas para mover a la juventud. Y esto ha sido sólo el comienzo”.

El movimiento estudiantil de la oposición, “manos blancas”, en Venezuela, financiado y formado por las agencias estadounidenses; las protestas anticomunistas en Moldavia; las manifestaciones contra el gobierno iraní y las protestas virtuales contra el Presidente Chávez son ejemplos de como han estado ejecutando esta nueva estrategia. Las nuevas tecnologías –Twitter, Facebook, YouTube y otras– son sus principales armas, y los medios tradicionales, como CNN y sus afiliados, ayudan exagerar el impacto real de estos movimientos promoviendo matrices de opinión falsas y distorsionadas sobre su importancia y legitimidad.

CIBER-DISIDENCIA

En abril de este año, el Instituto George W. Bush, junto a la organización estadounidense Freedom House, convocaron un encuentro de “activistas por la libertad y los derechos humanos” y “expertos en Internet” para analizar el “movimiento global de ciberdisidentes”.

Al encuentro, que fue realizado en Dallas, Texas, fueron invitados Rodrigo Diamanti de la organización Futuro Presente de Venezuela; Arash Kamangir, de Irán; Oleg Kozlovsky, de Rusia; Ernesto Hernández Busto, de Cuba (vive en Barcelona y es conocido en la red cubana como “Pájaro Tieso”); Isaac Mao, de China; y Ahed Alhendi, de Siria.

También estuvieron presentes miembros del gobierno estadounidense y otras organizaciones vinculadas con la comunidad de inteligencia de Washington. El propósito de ese evento era “coordinar una campaña internacional a través del Internet para denunciar a los gobiernos de Cuba, Irán, Venezuela, Siria, Rusia y China” por supuestas “violaciones de los derechos humanos” y la libertad de expresión.

Esa misma semana, un grupo de estudiantes venezolanos fueron invitados al conferencia anual del Movimiento Mundial por la Democracia (WMD en inglés), una organización creada y financiada por la NED. En la reunión, que tomó lugar en Jakarta, Indonesia, los estudiantes venezolanos denunciaron y atacaron al gobierno del Presidente Chávez, presentándolo como “dictatorial” y “violador” de sus derechos.

Eva Golinger - TerceraInformacion