La UE impone recortes de gasto que no aplica a los eurodiputados

Comparte

* Cobran como mínimo 10.000 euros al mes entre asignación y dietas.
* Incluyendo oficinas y viajes, su coste anual es de 500.000 euros.
* Las instituciones europeas tienen 45.000 empleados.

JUNIO 2010

Los miembros del Gobierno español, los diputados, los senadores, los parlamentarios autonómicos y hasta los alcaldes se van a bajar los sueldos. A los funcionarios se los reducen. A los pensionistas les congelan las pensiones. Y los recortes, para recuperar la senda de la estabilidad presupuestaria, se imponen en toda la Unión Europea, con el caso de Grecia como el ejemplo más notorio. Mientras, en el Parlamento Europeo (PE) siguen los dispendios.

Las cuentas en bruto serían las siguientes: para este 2010 hay presupuestados 205,5 millones de euros para las diferentes retribuciones de los eurodiputado (incluidas dietas y gastos de viajes y estancias) y otros 160 millones para pagar a sus asistentes (entre dos y tres por cada parlamentario). En total, 365,5 millones de euros, que divididos entre 736 miembros que conforman la Cámara tienen un coste directo de 500.000 euros al año.

Las cifras son más altas que las de 2009 por la entrada en vigor del nuevo Estatuto

Pero no significa que esto sea lo que cobren. Fijo sólo tienen la asignación y las dietas para gastos generales (5.963 y 4.202 euros netos al mes respectivamente). El resto varía en función de las necesidades y el uso que hagan los eurodiputados del resto de dietas, de los gastos en formación, etc. "Todo justificado ante el Parlamento -explica una eurodiputada socialista recién llegada de un largo viaje de trabajo-. Yo esta semana no percibo las dietas de asistencia. Me pagan lo del viaje (el móvil no), pero hay que presentar facturas; yo lo gestiono con la agencia del PE, que facilita los trámites".

Las cifras son un poco más altas que las de 2009, por la entrada en vigor tras las elecciones del pasado año del nuevo Estatuto ligado al Tratado de Lisboa. Éste supone la homogeneización de las retribuciones para todos los miembros de la Cámara, que hasta entonces cobraban lo mismo que los diputados de sus respectivos parlamentos nacionales. Esto ha supuesto una subida para la mayoría (incluidos los españoles) y una ligera bajada para algunos.

El incremento del volumen de trabajo que supuso la nueva legislación europea  ha acarreado también un aumento de la asignación para el personal que tiene a su servicio cada eurodiputado, un dinero que se puede destinar a contratar más asistentes o pagar mejor a cada uno.

La retribución de todos los funcionarios de la UE se fija con un baremo multinacional de dos años antes. Así, este año les correspondía un incremento de casi el 4%, por el resultado de año 2008: pero en realidad se han congelado para ofrecer una imagen de austeridad ante los países con problemas. Fue una decisión del Consejo Europeo que fue recurrida ante la justicia por supuesto incumplimiento de los acuerdos previos. En las instituciones de la UE hay 45.000 funcionarios con sueldos entre los 2.600 y los 20.000 euros.

A favor de la bajada

También es el Consejo el que fija lo que cobran los eurodiputados y en eso se escudan éstos para explicar por qué para ellos no hay bajadas. Pero fuentes de los socialistas españoles en el PE aseguran que "en el caso de que se planteara una medida para reducir esta cantidad, los socialistas españoles serían partidarios de apoyarla".

También el Partido Popular Europeo se ha manifestado en esta línea. Su presidente, Joseph Daul lo ha dicho claramente: "Hay que revisar a la baja los costes de funcionamiento de las instituciones europeas y personalmente soy partidario de un recorte de los salarios de los eurodiputados y los funcionarios europeos".

20Minutos