Continua el eurocolapso: Europa en pánico: Mercados en rojo y el euro bate récord de caída

Comparte

El euro se hundía el viernes por debajo de los 1,20 dólares, por primera vez desde hace más de cuatro años, en un clima de preocupación por la economía europea y con los inversores que huían las divisas de riesgo tras el anuncio de los malos datos del empleo en EEUU.

JUNIO 2010Escuchar

IAR Noticias /
Agencias

"Las preocupaciones sobre la fortaleza de la recuperación económica en los EEUU y nuevas inquietudes sobre la crisis de la deuda en Europa provocaron una caída generalizada con los principales índices declinando más de un 3%”, indicó el prestigioso diario New York Times .

También colabora en este clima generalizado de pesimismo, el reforzamiento de los temores sobre el pago de la deuda de varios países europeos, entre ellos España .

“Después de varios días lejos de los proyectores, la crisis de la deuda en Europa regresa al primer plano”, señaló un analista de GFT, citando principalmente los riesgos de contagio de la crisis a países de Europa Oriental, especialmente a Hungría y pero también a Rumanía, agobiada por un fuente plan de ajuste del Fondo Monetario Internacional . Ayer comenzó en Rumanía una huelga general por tiempo indefinido.

"Las cifras del empleo (estadounidense) suponen un golpe sobre el entusiasmo por la reanudación" económica mundial, comentaba Joshua Raymond, analista de City Index.

Hacia las 16H00 GMT el euro se cambiaba a 1,1972 dólares contra 1,2158 dólares el jueves por la noche, su nivel más bajo desde el 24 de marzo de 2006.

La Bolsa de Nueva York descendió a su más bajo nivel en cuatro meses perdiendo el índice Dow Jones un 3,16% y el Nasdaq 3,64%, cediendo 83,86 puntos.

Se aguardaba una cifra de generación de empleos superior a la que anunció el gobierno USA y esto precipito la caída. “Se esperaba que las cifras del empleo probaran que todo va bien, y lo que sucedió fue exactamente lo contrario. Es una decepción”, indicó Mace Blicksilver, de Marblehead Asset Management.

Pero las Bolsas europeas tampoco tuvieron el mejor de los viernes. Atenas perdió el 5,03; Madrid el 3,80; Milán 3,79%; Londres un 1,63%; Francfort 1,91%; París 2,86%; Amsterdam cayó 1,78%; y hasta Estocolmo fue a la baja con un 1,74%.

El petróleo se depreció hasta los 72,25 dólares por barril y el oro, considerado un valor refugio en tiempo inestables en la Bolsa, subía hasta los 1.220 dólares por onza. El crudo de Texas bajó 4,15% en la Bolsa de Nueva York, su mayor caída en cuatro meses, y terminó la semana a 71,51 dólares por barril.

La Bolsa de Madrid cerró con una pérdida del 3,8%, su quinta mayor caída en el año, y cerró en el mínimo anual de 8.923, 40 puntos de su índice Ibex 35, el mismo nivel que hace doce meses.

“Lo de Hungría ha vuelto a poner al día la desconfianza en el pago de la deuda de varios países” , comentó un especialista español. Continuando su acentuada tendencia de los últimos días El rendimiento del bono español a 10 se situó en 4,52% y el del alemán en el mismo plazo a 2,57%. El diferencial cierra con un nuevo máximo histórico en los 196,4 puntos básicos, la mayor distancia entre ambos desde la creación del euro. Lo que no hace más que provocar más inquietud por el futuro europeo.

El Gobierno de Hungría reconoció ayer que la situación económica es "muy grave" y que "no es en absoluto una exageración hablar de suspensión de pagos", según el Primer Ministro, Viktor Orban.

Con este panorama, volvieron a hundirse este viernes las bolsas mundiales y los bonos de los países periféricos, así como el euro, que rozaba los 1,20 dólares.

Hungría no es tan importante como Grecia puesto que no pertenece a la zona euro. Pero la exposición de la banca de la zona euro, en especial alemana, a este país es muy alta. Y, en todo caso, en un mercado tan sensible y volátil como el actual, estas noticias sólo contribuyen a minar la confianza de los inversores y provocan nuevas estampidas del dinero.

Ahora, el temor es que la crisis de la deuda soberana se extienda fuera de la zona euro y afecte a Europa del Este.... y que estos países también tengan que ser rescatados.

No contento con provocar el pánico en los mercados mundiales, el Primer Ministro húngaror añadió que el anterior Gobierno mintió en las estadísticas económicas del país como Grecia.

Algunos analistas, como BNP Paribas, quitaron hierro a estas declaraciones diciendo que deben interpretarse en clave de política interna. En efecto, el anterior mandatario húngaro, Peter Oszko, salió a la palestra para negar que el país se encuentre al borde del default puesto que su deuda pública supone sólo el 78% del PIB frente al 115% de Grecia.

La mayoría de las economías del Grupo de los 20 cree que la principal prioridad es reducir los déficits presupuestarios, dijo el viernes la ministra de Finanzas francesa, Christine Lagarde.

En un aparte de la reunión de ministros de Finanzas y banqueros centrales del Grupo de las 20 mayores economías del mundo, Lagarde afirmó que sólo una minoría habló en el encuentro a favor de mantener el crecimiento económico como la primera prioridad.

Los países se han cerrado en un debate sobre lo pronto que deben reducir el gasto, y algunos argumentan que reducirlo demasiado pronto puede llevar a una nueva recesión.

"Hay una mayoría que pone la consolidación presupuestaria como la primera prioridad", comentó a la prensa.

"Hablamos mucho sobre crecimiento y la compatibilidad del crecimiento con la necesaria consolidación presupuestaria, especialmente en las economías desarrolladas y no sólo en Europa", acotó.

Los déficits fiscales y las deudas se dispararon en los últimos dos años, cuando los gobiernos del mundo se lanzaron a apuntalar a los alicaídos bancos y a inyectar recursos para revitalizar a la economía desde su peor recesión en décadas.

IARNoticias