Demandan en Honduras Asamblea Constituyente y regreso de Zelaya en 1º Mayo

buzon_republicano
Comparte

Miles de trabajadores marcharon con esas consignas principales

MAYO 2010

El primero de mayo en Honduras representó una demostración de miles de trabajadores organizados en la confederación Unitaria de Trabajadores y la Central de Trabajadores de Honduras, acompañados por el Frente Nacional de Resistencia Popular, con la demanda de celebración de una Asamblea Nacional Constituyente y el regreso al país del derrocado presidente Manuel Zelaya.

Este año la principal consigna del 1 de mayo para conmemorar el Día Internacional del Trabajo fue la exigencia de una Constituyente, promovida por el Frente.

La resistencia popular también pidió en un pronunciamiento unificado con las centrales obreras la derogación del Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica y Estados Unidos, el rechazo a un acuerdo de asociación con la Unión Europea, la desaparición de las Fuerzas Armadas y que Honduras regrese a la Alianza Bolivariana de los Pueblos de Nuestra América (ALBA).

Planteó además la "refundación del Estado", asegurar el goce de la justicia, la libertad, inclusión de los jóvenes, una política de apoyo al pequeño y mediano productor, estricto control de precios a los productos de la canasta básica, un salario mínimo para los trabajadores y una verdadera reforma agraria, entre muchos otros reclamos.

"La Constituyente viene y nadie la detiene", "En el mes de mayo exigimos el regreso de Manuel Zelaya y del padre (sacerdote) Andrés Tamayo", "Urgente la Constituyente" y "Ni con bombas, ni metrallas, este pueblo no se calla", eran algunos mensajes de las pancartas que además coreaban los trabajadores.

Entre los manifestantes en Tegucigalpa figuró la esposa del ex presidente Zelaya, Xiomara Castro, quien dijo a Acan-Efe que "el pueblo está luchando hecho un solo nudo para continuar la batalla por una Constituyente".

"Esa lucha la emprendió mi esposo y ahora le toca al pueblo llegar a alcanzar ese objetivo, porque en Honduras necesitamos justicia y paz", agregó la ex primera dama, quien además leyó una carta que Zelaya envió desde República Dominicana a los trabajadores de su país en su día.

Los manifestantes portaban centenares de mantas y pancartas con mensajes alusivos a la reclamada Constituyente, condenas al golpe de Estado contra Zelaya, repudio a los "golpistas", mejores salarios para los trabajadores, reforma agraria, cese a la represión, cárcel para los corruptos y cese de la inseguridad en el país, entre otros.

Un sindicalista de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE), Marco Tulio Castillo, por su parte, indicó que "Manuel Zelaya debe volver al país y vivir sin que nadie lo moleste".

La marcha en Tegucigalpa inició en la Universidad Pedagógica Francisco Morazán y terminó frente a la cabecera sur del Aeropuerto Internacional de Toncontín, donde el 5 de julio pasado murió de un balazo en la cabeza el joven Isis Obed Murillo, cuando participaba en una manifestación esperando una frustrada llegada de Zelaya.

Los manifestantes también expresaron que el Gobierno que preside Porfirio Lobo desde el 27 de enero pasado, es la continuación del golpe de Estado ejecutado en la nación centroamericana.

 

TerceraInformación