Grecia: principales claves del "plan de ajuste" contra los trabajadores

buzon_republicano
Comparte

Un durísimo plan de ajuste que recaerá sobre la clase trabajadora: salarios, empleo, pensiones, impuestos, privatizaciones, encarecimiento de los servicios públicos... para mejor provecho del capital.

MAYO 2010Escuchar

Los griegos deberán afrontar drásticos recortes en el próximo trienio, según el plan de austeridad dado a conocer hoy y que prevé ahorrar 30.000 millones de euros para sanear las arcas públicas.

Entre las medidas acordadas con el Fondo Monetario Internacional (FMI), la Comisión Europea (CE) y el Banco Central Europeo (BCE) se incluyen:

REDUCCIÓN DEL DÉFICIT: Se prevé que los números rojos en las cuentas públicas pasen del actual 13,6% del PIB al 8,1% en el 2010 y, de forma paulatina, lleguen al 2,6% en el 2014. La reducción del gasto público afectará al crecimiento, que se contraerá un 4% del PIB en el 2010, el doble de lo previsto, un adicional 2,6% en el 2011 y volverá a terreno positivo en el 2012 con un 1,1%.

EMPLEADOS PÚBLICOS

Los salarios de los funcionarios se congelarán durante al menos tres años, y se eliminará su 13ª y 14ª paga para aquellos que ganen más de 3.000 euros. Los que ganen menos de esa cifra recibirán un bono de 1.000 euros. Las contrataciones de empleados públicos también se paralizarán y se reducirán los diferentes "extras" salariales.

PENSIONES: Los jubilados griegos perderán también la decimotercera y decimocuarta paga, si sus pensiones superan los 2.500 euros mensuales. Se establece una edad mínima de jubilación de 60 años y un nuevo cálculo para las pensiones relacionado con toda la vida laboral y no con los últimos años, como hasta ahora.

Además, se aumentará de forma gradual hasta el 2015 los años de cotización necesarios, que pasarán de 37 a 40 para obtener la pensión completa.

IMPUESTOS: Se aumentará el IVA en dos puntos adicionales hasta el 23%, después de que en marzo ya subiera otros dos, hasta el 21%. Se incrementarán en 10 puntos porcentuales los impuestos sobre tabaco, alcohol y combustibles.

Se creará un impuesto especial a las empresas con grandes beneficios y se establecerán nuevas medidas impositivas a compañías relacionadas con el azar, los productos de lujo y la propiedad inmobiliaria.

LIBERALIZACIÓN DEL MERCADO LABORAL: Se liberalizarán profesiones cerradas por distintas reglamentaciones gremiales, como la de los taxistas, y se facilitará el despedido, con una indemnización menor a la hasta ahora existente.

PRIVATIZACIONES: El Estado deberá vender o reducir su presencia en empresas semipúblicas o públicas y se liberalizarán los sectores de la energía y el transporte.

REFORMA ADMINISTRATIVA: Se reduce el número de municipios y entidades administrativas locales de 1.300 a 340 para ahorrar costes operativos.

-APOYO A LA BANCA. Para el sector financiero, los sacrificios no serán los mismos. El Estado inyectará 17.000 millones de liquidez a la banca, y con el consejo del FMI, Bruselas y el Banco Central Europea, creará un fondo para evitar ataques especulativos sobre las acciones bursátiles de las entidades.

banco de grecia

 


La Unión Europea y el FMI ponen en marcha el plan de ayuda a Grecia por 110.000 millones

Atenas diseña un plan que incluye recorte de salarios y subidas de impuestos para acceder a la ayuda internacional y el BCE advierte de que las medidas podrían quedarse cortas

Los ministros de Finanzas de la zona euro han llegado hoy a un acuerdo sobre el montante de la ayuda internacional que será concedida a Grecia para el período entre 2010 y 2012 y que comenzará antes de lo previsto. Este ascenderá a 110.000 millones de euros, de los cuales 80.000 millones serán aportados por los países de la zona euro, según ha indicado la ministra de Economía española, Elena Salgado. Los otros 30.000 millones serán aportados por el Fondo Monetario Internacional (FMI), que aprobará la cifra "durante esta semana", ha dicho el director general del organismo, Dominique Strauss-Kahn. A cambio, los griegos tendrán que hacer "grandes sacrificios" en los próximos años para sacar al país de la gravísima crisis en que está inmerso. Así lo ha vaticinado el primer ministro, Yorgos Papandreu, que ha reunido a todos los miembros de su Gobierno para explicarles el programa de ajustes de su economía pactado con el FMI y la UE como condición para acceder al plan de ayuda ofrecido por estos organismos.

Los ministros de Finanzas de la Eurozona han acabado ya la reunión en la que han estudiado el paquete de ayudas para Grecia y el plan de austeridad presentado por el Ejecutivo heleno. En la misma, han dado luz verde al plan de rescate, que comenzará este mismo mes ya que el primer desembolso económico deberá estar preparado para el próximo 19 de mayo, fecha en que Grecia debe hacer frente a algunos compromisos económicos. En total, durante 2010, las ayudas de los países de la eurozona a la República Helénica ascenderán a 30.000 euros. España aportará 9.792 millones de euros en los próximos tres años (un 12,24% de los 80.000 millones que pondrá el Eurogrupo), de los cuales 3.672 millones se desembolsarán este año.

Antes, el 7 de mayo, se producirá la reunión del Consejo Europeo con representación de los jefes de Estado y gobierno. En ese encuentro se analizará de nuevo la situación, pero en principio no se modificarán las cifras aprobadas hoy. Berlín ha dicho que espera que Grecia cumpla sus compromisos "palabra a palabra", mientras que el Banco Central Europeo (BCE) ha enviado un mensaje muy claro: Grecia debe estar preparada para afrontar medidas suplementarias si es necesario, ya que el déficit del país está pendiente de una valoración definitiva. A última hora de la tarde, según ha informado Reuters, fuentes de la negociación del Fondo Monetario Internacional y de la Unión Europea han subrayado que Grecia está de acuerdo en ahondar en las medidas de recorte si fuera necesario.

"Grandes sacrificios"

Durante la reunión de su Gabinete, Papandreu ha comentado a sus ministros que el acuerdo alcanzado con la UE -representada por la Comisión y el BCE- y el Fondo Monetario Internacional exigirá "grandes sacrificios" a los griegos, pero que son "necesarios" para evitar la bancarrota del país, el único objetivo de su Gobierno en estos momentos. El primer ministro lo ha puesto muy claro: "Los griegos deben de elegir entre la catástrofe o el sacrificio".

El plan es sencillo: Grecia obtendrá 110.000 millones de euros de la UE y el FMI en forma de créditos blandos -una cifra "sin precedentes a nivel mundial", según ha dicho Papandreu a sus ministros-. A cambio, Atenas ha de acometer un drástico plan de ajuste de sus cuentas, a través de subidas de impuestos y recorte de gastos. El plan de austeridad pretende recortar el déficit público en 30.000 millones de euros en tres años, según ha anunciado el ministro de Finanzas griego, Yorgos Papaconstantinou. Así, en 2014, Grecia espera que el déficit se sitúe por debajo del 3% del PIB. Éstas son las principales medidas:

- Incremento de IVA hasta el 23%. Este impuesto ya había sufrido recientemente, en marzo, un incremento del 19% hasta el 21%.

- Un 10% de aumento de los impuestos de los carburantes y del alcohol.

- Recorte del 16% de los salarios públicos, mediante la eliminación de dos pagas extraordinarias

- Bajada de las pensiones

La subida de impuestos y el recorte de salarios de los funcionarios encuentran, evidentemente, la resistencia de los ciudadanos griegos, pero el primer ministro cree que las reformas son una cuestión de "supervivencia nacional". La tensión quedó patente ayer en las calles de las principales ciudades griegas, donde se vivieron duros enfrentamientos entre los antidisturbios y las personas que salieron a manifestarse con motivo del 1º de Mayo y contra las medidas previstas por su Gobierno. Los sindicatos de funcionarios han anunciado que harán frente a las medidas "antisociales" del Gobierno.

Luz verde europea

Finalmente el acuerdo entre Atenas y los organismos internacionales se ha activado antes de los que preveían la mayoría de ministros. Antes de la reunión, sólo el comisario europeo de Finanzas, el finlandés, Olli Rehn, se había mostrado a favor de hacer ya efectivo el plan, mientras los diferentes ministros nacionales se mostraban más cautos y abogaban por esperar a la reunión de los jefes de Estado y de Gobierno de la UE. Esa era también la posición de Salgado. "La reunión de hoy está dirigida a examinar lo que el Gobierno griego ha presentado esta mañana, los informes del Banco Central Europeo y la Comisión; y espero que a hablar finalmente de la cantidad que tengamos que aportar entre todos para este plan de ayuda a Grecia", indicaba la ministra española a su llegada a la reunión.

Salgado también descartaba que los titulares de Finanzas de la eurozona fueran a debatir sobre la extensión de la crisis de deuda a otros países, después de que la agencia de calificación de riesgo Standard & Poor's rebajara esta semana el "rating" de España y Portugal.

La activación inmediata del plan satisface también el deseo del presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, quien ha llamado a los Gobiernos europeos a no poner trabas al plan de ayuda. Antes de que finalizara la reunion de los responsables de Finanzas, Barroso ha emitido una nota recomendado la activación del plan de ayuda a Grecia porque es "necesario para preservar la estabilidad de la zona euro" y porque Grecia cumple "las condiciones" para que su petición de ayuda sea atendida.

"La Comisión considera que el paquete de medidas acordado [por el Gobierno griego] es sólido y creíble", dice Barroso en una nota. Por tanto, entiende que "se dan las condiciones para responder positivamente a la petición del Gobierno griego y recomienda que el mecanismo coordinado europeo para la asistencia a Grecia sea activado". La petición griega necesita la respuesta oficial tanto de la Comisió como del Banco Central Europeo, las instituciones que han representado a la UE en el pacto alcanzado entre Grecia y la UE y el FMI.




'Estamos al borde de la guerra, una guerra entre ricos y pobres'

El Gobierno griego ha aprobado un duro plan de austeridad para poder acceder a los préstamos de la eurozona y del Fondo Monetario Internacional que salven al país de la bancarrota. Sin embargo, pese a ser "la decisión correcta", más de la mitad de los ciudadanos griegos se plantean salir a las calles para protestar contra sus líderes políticos.

Las medidas incluyen subir el IVA e impuestos a carburantes, alcohol y tabaco, congelar las pensiones y bajar drásticamente los salarios públicos.

Ello ha hecho que el pueblo heleno se revolucione. Aquí algunso comentarios de ciudadanos y sindicalistas.

Raklis Volter, 50 años, dueño de un quiosco

"Desde que ellos no fueron capaces de ver el tsunami que venía, y protegernos, nosotros estuvimos en su camino. Tomaré las calles junto con el resto de la calle".

"La gente no tiene dinero y no compra nada. Sólo vendemos cigarrillos y agua. Es un efecto dominó".

"Estas medidas están matando a la gente. Estamos al borde de la guerra, una guerra entre aquellos directamente afectados y aquellos quienes se han dejado intactos, entre ricos y pobres". "Si no cogen a los ladrones, nunca saldremos de la crisis".

Eleftheria Vagali, pensionista

"Estamos todos en un caos. Deberían coger el dinero de aquellos que lo robaron y meterles en la cárcel".

"No le doy regalos a mis nietos. Mis amigos me dan ropa".

"Temo que los jóvenes sin esperanza tomen las calles, habrá sangre".

Anna Kalogeropoulou. 21 años, estudiante de químicas

"El Gobierno no ha tenido otra elección salvo recurrir a las medidas que han decidido el FMI y la Unión Europea. Esto llevó al país a este punto de corrupción en la mentalidad griega".

"Los jóvenes con estudios no tienen alternativas salvo abandonar el país... no hay oportunidades para trabajar aquí".

"Si no abandonamos la crisis con estas medidas, será el fin de Grecia".

Dimitra Alexiou, 27 años, vendedora

"No estoy de acuerdo con las medidas. Ellos no nos sacarán de la crisis. Ya he cortado mis gastos, no salgo y compro menos porque temo que me bajarán el sueldo".

"Quiero salir de aquí, vivir en el extranjero".

Evriviadis Tountas, 35 años, empleado del sector privado

"No estoy de acuerdo con las medidas. Sólo la gente común paga, no aquellos que son responsables. El Gobierno no tendrá éxito para sacar al país sólo con estas medidas. Más iniciativas son necesarias".

"Habrá una reacción social. La gente se hará más pobre y protestará".

Ilias Iliopoulos, secretario general del Sindicato del Sector Público

"Los verdaderos culpables están fuera de la carcel. La sociedad se está convirtiendo en un volcán a punto de erupción. Si trabajamos juntos podremos evitar esta caída, parar estas iniciativas antes de ser aplicadas".

"Continuaremos con nuestras protestas y las haremos más intensas".

"El Gobierno ha anunciado hoy la destrucción de empleados, pensionistas e incluso desempleados. Se borrará toda esperanza por oportunidades de trabajo entre los jóvenes".

Stathis Anestis, portavoz del Sindicato del Sector Privado

"Estas medidas son duras e injustas. Llevarán a los trabajadores a la miseria y al país en una recesión más profunda. Los empleados griegos se han convertido en conejillos de indias y toda Europa se verá afectada".

"Pedimos a la gente que participe en la huelga general del próximo miércoles".

 

KaosEnLaRed